Flor de sacuanjoche

Flor de sacuanjoche
Flor de sacuanjoche-Flor nacional de Nicaragua

sábado, 3 de mayo de 2008

Es al final del bosque donde comienza el paraíso.- Francisco de Asís Fernández


En los pequeños y repentinos remolinos del Niágara de tu pelo
viven las tinieblas.
Allí muere y resucita el llamado de la naturaleza
que me roba el sueño.
Puedo ver en la oscuridad la inmensidad del paisaje salvaje
y puedo internarme en el bosque y la soledad.
Es al final del bosque donde comienza el paraíso,
donde el paisaje te da dolor en el corazón
y la vida tiene el mismo sentido eterno de la muerte.
¿Quién caminará conmigo en la oscuridad?
¿Quién me amará en el silencio de la soledad del paisaje
y en el silencio de la noche?
Propongo que seas tú, Dios mío.
Pero dame la libertad para que tengas mi lealtad.
Que creas en mí, para que no te niegue nada.
Porque, ¿cómo puedo protegerte si mi amor te tiene miedo?
El viento está aumentando y los tallos no resisten.
Es la angustia de ser una hormiga en el firmamento,
la angustia de creer que por cada estrella debo pedir un deseo.
El llamado de la naturaleza me roba el sueño
y cuando le miento a quien amo
mis heridas llenan las uvas de sangre
y lo botones de las magnolias se van a la deriva.
Por eso propongo que seas tú, para que éste mi paisaje,
para que los pequeños y repentinos remolinos del Niágara de tu pelo
sean el final del bosque donde comienza el paraíso.
Aquí con aves holgazanas que cantan en la noche
quiero diseñar pañuelos y un aeropuerto para pájaros,
quiero una descendencia que inalterable como el mar
me arrastre y me devore,
quiero querer a esta mujer que tiene los magníficos azules del mar
metidos en sus ojos,
a esta mujer que se da cuenta lo que siente su corazón
y vive su vida conmigo en un camión sin barandas,
a esta mujer que ensortija el cabello con almendras y corales,
prende el cirio con mis angustias,
ama las migas exquisitas de mi pan,
me encuentra en el mar y me arrastra en el cielo
y ya no le basta mi corazón y quiere mi alma.

Granada, abril del 2008

8 comentarios:

Luar dijo...

Es al final del bosque donde comienza el paraíso....pero esta tan cerca y nunca me di cuenta!!!

Saludos

Conral dijo...

Un bonito canto de amor. A veces la visión del bosque nos impide ver la belleza del árbol que tenemos al lado y que es nuestro tesoro.
Un abrazo, Melba.
Cuidate y sé feliz.
Conchi

Javier dijo...

El amor o la persona amada siempre la deberíamos tener idealizada como cuando escribimos poemas.

Un abrazo

Anónimo dijo...

hola melba, hacia tiempo q no entraba, ya sabes
con conchi estoy de acuerdo
a mi las mujeres me gusta q entren en mi alma
el escrito me resulta verdaderamente hermoso
un beso, se feliz, indita

Melba dijo...

Hola, Luar, a muchos nos ocurre como a ti, con el paraiso a nuestro alcance y sindarnos cuenta.

Conchi, coincido contigo.

Javier de Soria,ciertamente hechos y palabras deben marchar juntas.

Querido Javier -de Madrid-, siempre sos bienvenido -cuando gustés- a este blog.

Muchas gracias por sus vistas y comentarios.

Salud♥s

Abel Asvir dijo...

...y adentro nos encontraremos!!!


Bicos galaicos

Ulysses dijo...

Que bella la poesía Nicaraguense, y la flor tambien
Saludos

Melba dijo...

Hola, Abel, sería interesante.

Ulysses, lamento la tragedia que está viviendo el pueblo chileno y el argentino con la actual erupción volcánica.

Un abraz♥