Flor de sacuanjoche

Flor de sacuanjoche
Flor de sacuanjoche-Flor nacional de Nicaragua

domingo, 1 de agosto de 2010

El cargamento.- Por Melba

Sentada sobre la cama hacía un repaso mental sobre las cosas que aún le faltaban por acomodar en el bolso de lona que su abuela le había regalado antes de morir. Aquel era un viaje sin retorno por lo que debía ser cuidadosa. El carácter dulce y cariñoso de su madre lo dobló cuidadosamente y lo colocó en el fondo. De su padre aún no sabía qué podía llevar porque su temperamento hosco y desagradable nunca le había otorgado una frase amable, sólo palizas injustas cuando se emborrachaba. Apretó contra su pecho y humedeció con lágrimas el mechón de pelo del joven hijo que la guerra le arrebatara, lo colocó en el frasco donde lo conservaba y lo agregó. La sonrisa de su hija la acomodó en un pañuelo de seda en el que depositó un beso y lo acomodó con ternura. Lo más difícil sería conseguir rocío como el que recogía de las hojas de su niñez. Mi primo me lo conseguirá en su finca pensò convencida de ello.Un rayo de luna y un rayo de sol no podían faltar de manera que consiguió dos buenos frascos transparentes y procedió a llenarlos, no fuera cosa que cuando cruzara el túnel por falta de luz se desorientara...
Por un cáncer de seno no detectado oportunamente a ella se le practicó una mastectomía. Mujer sin senos para qué quiero, dijo el grosero de su marido y se fue de casa. Hoy en cuenta recesiva de sus días al recordarlo llora amargamente. Lo perdono, sin embargo, se dijo, no quiero llevar rencores en mi maleta.

3 comentarios:

Orlando dijo...

Muy bonito cuento Melba, te felicito. Es un ejercicio que a estas alturas del partido hay que empezar a hacer.

Luz del Alma dijo...

Gracias Melba, como dice Orlando, es un buen ejercio revisar la mochila...
Abrazo de luz, Mirta

Conral dijo...

Melba, amiga, me encantó este cuento. Cuánta dulzura, cuánta sensibilidad mostraste al escribirlo. Esa maleta me gusta, aunque ya sabes que pienso que hay que ir ligeros de equipaje, pero este cargamento es de los que no pesan, al revés.
Un abrazo y cuidate mucho.
Conchi