Flor de sacuanjoche

Flor de sacuanjoche
Flor de sacuanjoche-Flor nacional de Nicaragua

viernes, 30 de marzo de 2012

Tristeza

Supongo que cada ser humano tiene un concepto o una actitud particular relacionados con la tristeza. 

La tristeza puede apoderarse de mí en cualquier momento, a veces por una razón concreta, a veces sin causa aparente. Lo que sí es una constante para mí, es que la música me sosiega, me transforma. A veces, música popular 'vieja' y hasta canciones rancheras, pero la mayoría de veces, las cuatro estaciones de Vivaldi, cualquiera de los movimientos, el Ave María, de Schubert en cualquiera de las numerosísimas interpretaciones, cantadas o instrumentales; Serenata, del mismo Schubert. ¿Y Verdi? Ya no se diga. Las composiciones más conocidas -la mayoría arias - de sus óperas (Aída, La traviata, Nabucco, etc.) me llevan al séptimo cielo :) ¡Ah, pero si se trata de esa melancolía, de ese dolor por lo que pudo haber sido y no ha sido, por esos sueños de justicia social que han ido quedando atrás como regueros ignominiosos manchados de sangre y dolor de héroes y mártires en todo el mundo, entonces Víctor Jara, Alí Primera y José Antonio Labordeta enjugan mis lágrimas y me dan aliento!

5 comentarios:

Conral dijo...

Querida amiga, me alegro que te hayas animado a publicar una entrada en tu blog, aunque el título me dio que pensar: Tristeza. Y es que este sentimiento se instala muchas veces en nosotros y nos impide avanzar, crecer como personas.
No puedo darte una solución, pues para mí la quisiera. Acudamos a la música o a aquello que nos ayude un poquito y aceptemos las realidades, lo que no impide que sigamos soñando...
Te mando un fuerte abrazo. (Te debo un email)

Daniel Aguilar dijo...

Hace mucho tiempo la tristesa solia apoderarse de mi; pero amprendi aser feliz en medio de las cosas sencillas que nos ofrece el mundo . para mi lamusica mas relajante es oir en soledad el murmullo de las olas del mar. Madrugar y empesar aescuchar los primeros cantos de los pajaros. Pero cuando no tienes esa musica disponible, me asombro del poder que tiene la musica pera transformar nuestro estado de animo

Ian Welden dijo...

Mi querdísima Melba, la tristeza es una manifestación de nuestros ser ante los caminos cerrados y los senderos que a ningún lugar conducen.
Pienso que no se la puede combatir sino domesticar. Así como el Principito domesticó al zorro.

Un beso y un apretujón desde Copenhague en primavera,

Ian.

Orlando dijo...

Así es Melba, muchos episodios de nuestras vidas necesitan de una banda sonora y como buenos directores, tenemos que escoger la música precisa. Un abrazo.

Ide dijo...

Me hace ilusión saber que fui yo quien te descubrí a Labordeta. Volví de una semana de vacaciones en San Juan de Luz. Mejorando, poquito a poco... un beso grande!